Sembrador a la Puesta de Sol (1888)

martes, 31 de enero de 2012 · Posted in

"Los buques que zozobran, aunque sea imposible todo rescate, lanzan señales luminosas al espacio, cuya importancia no reside tanto en que sean recibidas como en que sean emitidas. Del mismo modo, embarcado en expedidiciones sin retorno, nuestro espíritu lleva un estricto diario, donde se registra, cuidadosamente, hasta la última línea, aun cuando nunca vaya a ser leída"
Jünger

Sembrador, de Van Gogh

De igual manera fueron hechos algunos intentos de comunicación a través de la impersonalidad de los medios electrónicos como para hacer más evidente la lejanía que ahora tenía que soportar. Finalmente, aquellas señales luminosas no fueron enviadas sino que se fueron acumulando unas sobre otras, como capas de cebollas en un cuaderno viejo. Todas son cartas tristonas, leyendo las cuales cualquiera se podrá dar cuenta de cuánta razón tuvo aquella mujercita para marcharse. A la mayoría de esos escritos se les puede tildar de modernistas, en el peor sentido de la palabra, pero no dudo que se podrá decir del humilde y limitado hombre que los escribió: "no ha llevado un registro de su vida por sus acciones, la fortuna las puso demasiado bajo, lo ha llevado por sus fantasías". Al final de un largo periodo, y con seguridad al final de mi vida, este manojo de borrones será lo único que me habrá quedado. Si he decidido corregirlos, ordenarlos, y darles forma definitiva, no es con la intención de encontrarles lectores, sino para cicatrizar aquella herida infligida hace muchos años y tantas veces revivida, aunque al hacerlo tenga más presente que nunca las razones, inútiles, por las que fueron escritos.

2 Responses to “Sembrador a la Puesta de Sol (1888)”

Con la tecnología de Blogger.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...