Archive for agosto 2011

(Pocos) Éxitos y (Muchos) Fracasos Sobre El Tablero.

jueves, 11 de agosto de 2011 · Posted in , , , , ,

Éxitos y Fracasos Sobre el Tablero
Los paréntesis son míos, el título corresponde a Fernando Arrabal. Y que Arrabal me perdone por quitarle la gracia, pero no pude dejar de apostillar con un tinte un poco nihilista-pesimista el título de su hermoso libro sobre ajedrez y literatura; apostillas que, sobra decirlo, reflejan mi experiencia personal con los trebejos. Pensarán acaso, aquellos que conozcan el juego y hayan vivido un poco, que más que al tablero, podríamos referirnos a la vida. También lo piensa Arrabal, según me parece después de haber leido las 65 (¿Por qué no fueron sólo 64?) entradas de su librito icónico. Libro que disfrutarán por igual los amantes del las letras y los amantes del ajedrez. Y disfrutará aún más la pequeña intersección de esos dos conjuntos en la cual, sin mayores pretensiones, me cuento. Para los primeros tiene Fernando como aperitivo, y precedido de títulos que atrapan de inmediato (El Infierno de los Jugadores Rusos, Un Anzuelo de Oro en los Ríos de Babilonia,...) 65 entradas que forman un compendio analítico sobre personajes históricos, jugadores y los pasajes y obras que los grandes escritores han dedicado al ajedrez. Como sé que ha pensado en Borges y en Nabokov, y para que se anime a leer el libro, adelantaré que de Borges discute sobre Pierre Ménard autor del Quijote, en particular sobre esta misteriosa frase:

"Un artículo técnico sobre la posibilidad de enriquecer el ajedrez eliminando uno de los peones de la torre: Ménard propone, aconseja, discute y acaba por rechazar esta innovación.

Pues bien, Arrabal también se intriga con esa idea de quitar un peón de torre y se pregunta qué quiso decir Borges:

"La última vez que vi a Borges -en 1984, en Tokio- me habló de ajedrez. Me dijo que su padre era un excelente jugador y que había sido él quién le inició en el ajedrez. Y añadió que había utilizado un tablero para explicarle la paradoja de Aquiles y de la tortuga, que permitía negar la realidad de la velocidad a causa de un punto intermedio."

Y, dice además

"Tuve en la punta de la lengua la pregunta para conocer la solución a este enigma, pero...".

Para el segundo y tercer grupo, y constituyendo el plato fuerte del banquete, hay 65 miniaturas en las que el lector se enfrenta a un gran maestro mediante un test del tipo "usted juega". Por cada respuesta correcta va sumando una, dos o tres estrellitas, el total de las cuales le ubican en las halagüeñas categorías de Maestro, 1a. Categoría y Promesa. En esta sección se puede pasar todo el tiempo que quiera tratando de emular a Karpov, Kasparov, Fischer... Recuerdo con particular agrado la partida en 17 jugadas entre la adolescente (de 12 años) Judith Polgar y la Búlgara Angelova, que termina con un inesperado sacrificio de dama. Partida que ha pasado a ser ya parte del acervo histórico del ajedrez y que aparece aquí comentada por Leontxo García:

Ya para terminar y disfrutar de la sobremesa, a manera de rosquillas nos sirve 65 problemas de mate en 2, que bien pueden hacerle recordar aquella frase que le dijo su tía a Luzhin, el niño de La Defensa, de Nabokov: "El ajedrez, querido, es complicado".

Mate con Caballo y Alfil. Método de Deletang.

"Se pregunta siempre a los grandes maestros hasta qué punto son capaces de calcular una variante.  He de decir que los jugadores experimentados se limitan al paso esquemático de una posición clave a otra (particularmente en finales)  y entonces el número global de jugadas puede ser de varias decenas."
Karpov

En el primer capítulo de su libro Teoría de los Finales de Partida, Averbach analiza los casos en los que es posible dar mate al rey solo: mate con reina, mate con torre, etc. De todos esos mates el que realmente me hizo pensar fue el mate con alfil y caballo. De verdad se me hacía complicado a pesar de que lo practiqué decenas de veces, yo sólo o contra quien quisiera tomar el papel de sparring (casi siempre mi hermano). Cuando pensaba que ya tenía el truco, ocurría que llegaba a los 50 movimientos sin haber dado mate (este requiere unos 35 movimientos). He visto incluso a jugadores muy buenos tener problemas con éste mate y su teoría ha sido desarrollada por jugadores como Philidor, que si no, seguiría siendo un verdadero rompecabezas. Creo que el problema básico es que el método tradicional de Averbach no presenta patrones o esquemas que puedan alcanzarse en etapas intermedias, esas "posiciones clave" que menciona Karpov. Este asunto se resolvió cuando encontré en youtube el siguiente video, que muestra el llamado Método de Deletang.


Para hacer las cosas un poco más fáciles (espero) presentaré el método del final al principio, mostrando siempre sólo las posiciones clave.
Posición Clave 1: El rey débil sólo tiene dos casillas.
En la Posición Clave 1 el rey negro sí que está cerca de morir. Está arrinconado en un extremo del tablero cuya esquina es del color que controla el alfil y sólo puede moverse entre a8 y b8. El alfil y el rey lo tienen fijo. El punto importante es esa posición de encierro, más que la posición del caballo, que intencionalmente lo he puesto en el otro extremo. El alfil está delimitando el más pequeño de los triángulos internos que menciona el video. Para dar mate es necesario simplemente atacar la casilla b8 con el caballo y a8 con el alfil, en cualquier orden, ¡siempre y cuando no se ahogue al rey!. El final podría ser algo así: 1 Cf3, 2 Ce5, Rb8 3 Cd7+, Ra8 4 Ab7++. La posición es realmente simple.
Posición Clave 2: Alfil y Caballo Confinando al Rey Negro.
La Posición Clave 2 es más interesante. En ella el rey negro está encerrado sólo por el alfil y el caballo. Es para resaltar ese factor que he puesto al rey blanco totalmente alejado. ¿Qué es lo que hay que hacer? Simple. Llevar al negro a la Posición Clave 1, con la ayuda del rey. Este debe entrar por el flanco derecho y "empujar" al contrario a la esquina. Esto puede ser más o menos así: 1 Rf3,Rc8, 2 Re4, Rd8 (al negro le conviene estar lo más cerca de la "salida", pero bien podría dar un paseo dentro de su carcel) 3 Re5, Rc8, 4 Re6, Rd8, 5 Rf7, Rc8, 6 Re8, Rb8, 7 Rd8, Rb7 8 Rd7 Rb8 (el rey negro trata de impedir la entrada del rey, pero haciendo esto descuida la diagonal del triángulo interno que va de a6 a c8) 9 Aa6, Ra7 10 Ac8 Rb8 11 Rd8, 12 Ra7, Rc7 y se ha alcanzado el encierro mostrado en la Posición Clave 1 con el caballo un poco más cerca. Las posiciones anteriores son presentadas por Averbach, pero llegar ahí no es fácil. Lo realmente valioso del método de Deletang es que da otra, la más primitiva, posición clave
Posición Clave 3: Alfil, caballo y rey encierran al rey.

La Posición Clave 3 muestra al rey encerrado en la gran diagonal que va de a2 a e8 por la acción conjunta del rey, el caballo y, principalmente, el alfil. Observe que el caballo cubre las casillas "débiles" b4, c5 y e5, en tanto que  el rey se encarga de f8 y f6, todas ellas son casillas negras que el alfil no puede cubrir. Esta posición no es difícil de obtener. Primero hay que situar al alfil y caballo en una esquina propicia, alejada del rey negro, y no moverlos más, salvo si el rey contrario decide irse al otro triángulo mayor. El caballo debe estar en un principio en b2, desde donde puede alcanzar b3 y c4, dependiendo también de a dónde elija el rey negro irse. Para evitar la posición, el rey negro tiene que permanecer tanto como pueda en el centro. Es por esto que el rey fuerte debe empujarlo hacia cualquiera de los dos lados de la gran diagonal neutra a1 - h8, esto no es difícil. Una vez abandonado el centro, el alfil debe moverse hacia la diagonal que forma el primer triángulo interno, y de inmediato debe colocarse el caballo cubriendo las casillas débiles, esto no es complicado, porque el rey está lejos y no puede escapar. Logrado esto todo se limita a llevar al rey contrario atacando siempre por arriba, obligándolo a entrar en el segundo triángulo, esto es inevitable, tal como se mostró en el video.
Volviendo un poco a la Posición Clave 3, las negras tienen que luchar por mantenerse en e8 y e7, para evitar esta repetición de jugadas, el blanco tiene que situar a su alfil en f7 para tomar de inmediato f8 e iniciar el empuje del rey negro. Una vez tomada f7, es necesario regresar sin más contratiempos, el alfil a b3, para cerrar la posición.

Con la tecnología de Blogger.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...